About Me

Mi foto
Caucete, San Juan, Argentina
Ha publicado los libros de poesía Todos estamos solos (2002), Las Paredes y el Vacío (2005), Los Decepcionados (Editorial Poderosa Lectura, 2012), Vengo de donde lloran las rocas (Poderosa Lectura, 2018) y Desarmadero (El Andamio Ediciones, 2019). Participó del ciclo de lecturas La Visagra (Villa María, Córdoba, 2003). Ha trabajado como tallerista de lectura y escritura en los Centros de Actividades Juveniles, mediador de lectura en el proyecto educativo Bibliorodante para el Ministerio de Educación de San Juan. Los poemas, Soy una casa y Postal fueron incluidos en la Antología Federal de Poesía, Región Cuyo Andino (2016). Algunos poemas de Los Decepcionados fueron publicados en la Antología Binacional El Tunel 2.0 (2017). Los Decepcionados se presentó en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (2016) y en la Feria Internacional del Libro de La Habana. El cuento Hiviñas, fue adaptado para guion del cortometraje homónimo (1° Premio INCAATV, Festival de cortos Penca, 2016).

jueves, 12 de diciembre de 2019

ME DICEN QUE HAS MUERTO - Vengo de donde lloran las rocas


Me dicen que has muerto

justo cuando estoy
por tomar la cerveza

Pero el vaso queda inmóvil

Salgo de la fiesta
a tomar aire

a mirar
las estrellas

El cielo está negro
es un pizarrón
sin palabras

Vuelvo

Camino entre luces de humo
y gente

puedo verte bailando sobre
un planeta de glicerina

reís y te movés
sos una llama de alcohol
que se evapora
como las vigas en los terremotos

Habrá sed y silencio

tomo un trago
para la sed
prendo un cigarrillo
para el silencio

Y salgo
a la calle
y me voy
a la ruta

Descampado

Una marea de noche
avanza por el parabrisas

Allá lejos
al fondo del Pie de Palo
flamea tu llama

una fogata que tirita
y se apaga

Van a quedar tus cenizas
en esas montañas
Allá donde sale el sol

la luna
los temblores


donde un coro de cimarrones
te canta su aullido.

SOY VIUDA - Vengo de donde lloran las rocas


Soy viuda
hace años

viuda
y feliz

me pegaba
por todos lados

así de grandes
los moretones
en mi espalda

a veces lloraba
y se me hacían grietas
en la cara

llenaba
de moretones
mi alma

pero un día reaccioné

agarré el frasco
y le apunté al ojo
y al ojo fue

gritó
y se me vino encima
su chorro de sangre
pintaba el aire

y me subí a la mesa
y le tiré una jarra

cayó al piso

todavía escucho el vidrio
trizándose en la cara 

y le di patadas

y chorros de sangre
pintaban el aire

le saqué
los pocos dientes
que le quedaban

la mandíbula abierta

y la jeta le quedó negra
como si fuera un nicho

como si fuera
su propio nicho.

viernes, 23 de agosto de 2013

HABITANTES - Vengo de donde lloran las rocas



Hay una rata detrás
de la heladera

Se ha metido allí cuando la vi
mientras abría una caja con papeles
y libros carcomidos

Espera detrás

cuando el motor arranca
escucho la rata moverse
acomodarse entre el ruido y el gas
los cables y la desesperación

espera que me vaya
y que deje la casa libre
pero sigo acá
en el mismo espacio
comiendo
leyendo
viendo tele

acostumbrado a ella
después de días

no hace tanto quilombo
como la gente
ni habla boludeces
como la gente
ni piensa
ni esclaviza
ni decepciona
como la gente

sólo quiere mis papeles
y mis libros
que no son gran cosa
después de todo

no obstante
la voy a matar

sencillamente su mierda
no es compatible con mi comida
y terminará contaminando
lo que me alimenta

así funciona
la mayoría
de las relaciones


tengo preparado el veneno
en un plato al que acudirá
cuando me vaya
y después volveré para
cargarla en la palita

prefiero eso
a reventarla con algo

me acerco a la heladera
y escucho sus movimientos
antes de salir

no siento compasión ni desprecio
y podría quedarse un tiempo más

pero las ratas no son compatibles
con lo que te alimenta

tenés que
sacarlas de tu casa
de tu espacio
de tu vida.


miércoles, 12 de septiembre de 2012

1981

rebotando la pelota contra la pared
contra los silencios
la sobriedad
la prudencia del barrio
crecía yo
al margen de las casas
donde mis vecinos ataban sus lamentos
en el alambrado del día

así fue
cómo
me hice fanático del fútbol
pegándole a la pelota
clavándola en ángulos inventados
gambeteando el futuro
gritando goles
que eran victorias ante el miedo
que corría detrás
poniéndole púas
al cielo.

viernes, 13 de julio de 2012

Veo a mi hermano del otro lado de la avenida
Espera en la vereda que el tráfico se detenga

Yo voy en el tráfico
en el último asiento del colectivo

Hace mucho que no sé nada de él
está distinto bajo una ropa que siempre detestó
Tiene una oficina en su pellejo

No puedo evitar
tratar
de abrir la ventanilla
y gritarle algo
          boludeces que nos decíamos
          cuando soportábamos el aburrimiento
          de una siesta aplastante
          en nuestra pieza

Pero la ventanilla no se abre
y el colectivo se desplaza
y su imagen se corta por el tráfico
de la congestionada avenida

trato de que me vea
pero es imposible
techos a distintas velocidades se cruzan
en nuestro horizonte

           estamos
           separados por el hongo
           la onda expansiva de una ciudad
           que se agita

          por el ritmo del flujo
          de hierro
          de una ciudad
          que divide nuestras vidas.

martes, 29 de mayo de 2012

CONVERSACIÓN

Las palabras no están sirviendo
             para nada
Ese placard se está vaciando
             se están llenando las valijas
             las cajas

el pasillo de polvo
se está llenando
             el sabor rancio está
             plagando el aire

Ahora me estoy yendo
O vos te estás yendo

Y no encontramos las palabras
             no podemos

Anoche nos quedamos dormidos
en silencio
rígidos
             éramos perros esperando
             en el callejón
             las estrellas

y la valija en el piso
             y la voluntad en las llaves

Las cosas no funcionan
como soñamos
             Las cosas no funcionan
             como soñamos

lunes, 19 de marzo de 2012

Soñé que por la puerta entraba mi viejo
y me decía
            seguí adelante
         
            dejá de fumar
         
            dónde carajo metiste tu sonrisa

Y desperté
en la mitad de la noche
bajo el pulso del calor

Me paré y fui hasta la ventana
por donde entraba un aire fresco

prendí un pucho
y largué el humo hacia las estrellas

Lejanos refucilos se hinchaban
en el borde del viento
que llegaba

Las hojas de la parra empezaron a moverse

¿escuchás esa música?
me preguntaría mirando las parras

Y después se iría penando
porque yo no podía hablarle nunca

De eso se trata el ahogo

No puedo sonreír
No puedo dejar este cigarro
No puedo seguir adelante

le dije a mi viejo
que me tocaba el hombro
con el viento.